Haz de tu pasión tu profesión

Generando abundancia

Solamente el 3 % de la sociedad vive de lo que realmente le gusta. Si, leíste bien, solo el 3%
¿Por qué hemos decidido dedicarnos a lo que no nos gusta?

La respuesta es simple y profunda a la vez, por miedo.

Hemos aprendido muchas cosas que nos han condicionado y que han formado en nosotros ciertas creencias que están tan alojadas en el subconsciente, que nos impulsan a tomar decisiones que nos llevan hacia dónde no queremos.

Lo primero y más importante, es aprender a permitirte sentir lo que estás sintiendo. Frenar es fundamental. Frenar y ver, frenar y ver… ¿Qué estoy sintiendo? ¿Qué despierta en mi entusiasmo? ¿Hacia dónde se dirige mi atención en los momentos de ocio? ¿Qué es lo que realmente me interesa a mí? No a mi familia, a mis amigos, ¡a mí! ¿Qué quiero para mi vida?… si no necesitara del dinero, ¿qué actividad me gustaría hacer? ¿Qué hace que cuando estoy haciendo algo, el tiempo pase volando? Perder la noción del tiempo, puede ser un excelente indicador para descubrir mi pasión, mi vocación.

¿Qué me emociona? ¿Qué me obsesiona? ¿En qué pienso la mayor parte del tiempo?

Y si… a veces el camino no es fácil, vas a tener que ir probando cosas distintas hasta dar no con algo que simplemente te guste, sino con algo que te encienda!

Y ¿Por qué es tan importante descubrir tu vocación? Porque si queremos profesionalizar nuestros talentos, vamos a tener que dedicarle muchas horas. Y si algo no te gusta, va a resultar insoportable y va a hacer que te sea mucho más difícil aprenderlo. Descubrí tu Don, compartirlo con el mundo y en el camino llénate de abundancia. El universo eres TU.

“AQUEL QUE HACE LO QUE AMA ESTÁ BENDITAMENTE CONDENADO AL ÉXITO”.

Facundo Cabral.